Fosfatidilserina

Memoria
Funcionamiento neuronal
Estado de ánimo
Cómo funciona
  • Mejora la memoria y el aprendizaje
  • Mejora la salud y la comunicación de las neuronas
  • Puede mejorar el estado de ánimo, el sueño y la relajación
Dosis
  • Entre 100 - 300 mg por día

La Fosfatidilserina o PS es un fosfolípido natural (compuesto polimérico de ácido graso) que se encuentra en todas las especies, y es un componente crucial de la membrana celular, una capa de fosfolípidos que rodea todas las células y les proporciona estructura y protección.

En los seres humanos, la Fosfatidilserina constituye aproximadamente el 15% del total de fosfolípidos en el cerebro, con concentraciones más bajas en los pulmones, los testículos, los riñones, el hígado, el músculo esquelético, el corazón y la sangre. Los seres humanos suelen almacenar alrededor de 60 g de Fosfatidilserina en todo el cuerpo, aproximadamente la mitad de los cuales se encuentran en el tejido neural.

En la membrana celular, la Fosfatidilserina funciona de manera sinérgica con los ácidos grasos omega-3 DHA y EPA para mantener la membrana flexible y fluida, promover la curación celular, absorber nutrientes esenciales y ayudar a eliminar los productos de desecho. También se ha demostrado que la suplementación con Fosfatidilserina influye positivamente en la regulación del estado de ánimo y la frecuencia cardíaca en situaciones de estrés y en el mantenimiento de la eficiencia de las glándulas suprarrenales, especialmente en respuesta al estrés mental.

El cuerpo puede sintetizar Fosfatidilserina, pero se asimila en gran medida a través de alimentos que incluyen lecitina de soja, cerebro de bovino, arenque, caballa del Atlántico, atún, pollo, pavo, bacalao y carne de res. Si bien el PS dietético y sintetizado naturalmente puede ser suficiente para prevenir la deficiencia en la vida temprana, a medida que los humanos envejecen, el cuerpo produce una cantidad menor de PS y es menos capaz de metabolizarlo a partir de los alimentos, por lo que la suplementación es importante. Los estudios también sugieren que la Fosfatidilserina complementaria es clave para obtener los numerosos beneficios terapéuticos y nootrópicos que ofrece.

Los suplementos de Fosfatidilserina se hicieron originalmente a partir de cerebros de vacas, pero la Fosfatidilserina bovina ya no se usa debido a las preocupaciones sobre posibles patógenos en el tejido animal. Los suplementos de Fosfatidilserina ahora generalmente se derivan de la lecitina de soja, el girasol e incluso la col.

Beneficios y efectos de la Fosfatidilserina

En el nivel más básico, la Fosfatidilserina ayuda a todo el organismo al mantener las membranas celulares fuertes, flexibles, fluidas y saludables. Pero los estudios muestran que la Fosfatidilserina complementaria ofrece una gran cantidad de beneficios sustanciales para el cerebro y el cuerpo.

Mejora la memoria

La Fosfatidilserina es un estimulador de la memoria probado y comprobado, especialmente entre los ancianos. La investigación japonesa con adultos de 50 años o más que tenían quejas de memoria mostró que la suplementación con Fosfatidilserina aumentó tanto la puntuación general de memoria como la memoria verbal‍.

La suplementación con Fosfatidilserina en pacientes con Alzheimer tuvo resultados positivos similares, mejorando significativamente la memoria junto con el estado de ánimo y aumentando la fluidez verbal.

Reduce los efectos negativos del estrés

Se sabe que la Fosfatidilserina regula a la baja la liberación de cortisol, a menudo conocida como «la hormona del estrés». El cortisol está destinado a proporcionar al cuerpo un impulso de energía de emergencia en situaciones estresantes; lo hace convirtiendo una porción de las reservas de proteínas del cuerpo en glucosa, la cual puede alimentar dicha respuesta. Sin embargo, los niveles altos de cortisol durante períodos prolongados de tiempo pueden llevar a hiperglucemia, hipertensión, síndrome metabólico, líbido suprimida y otros problemas físicos graves. Se ha demostrado que la Fosfatidilserina reduce significativamente las concentraciones de cortisol en sujetos expuestos a factores estresantes mentales.

Alivia la depresión

Los estudios indican que la suplementación con Fosfatidilserina puede mejorar sustancialmente los síntomas depresivos en personas de todas las edades. Los ensayos con pacientes geriátricos de ambos sexos que experimentaron depresión tardía mostraron que la suplementación con PS mejoró la memoria y redujo el deterioro cognitivo relacionado con la depresión.

En varones jóvenes, por lo demás sanos, los suplementos de PS mejoraron las respuestas emocionales y redujeron los síntomas de angustia. En los niños con trastorno depresivo, la suplementación con PS y ácidos grasos omega-3 mejoró la atención, la cognición y alivió los síntomas depresivos.

Aumenta la resistencia y mejora el rendimiento atlético

La investigación sobre la capacidad de la Fosfatidilserina para mejorar los deportes y el rendimiento deportivo está en curso, pero existe evidencia de que la suplementación con Fosfatidilserina puede aumentar la cantidad de tiempo que las personas pueden hacer ejercicio intenso antes de llegar al punto de agotamiento. Se cree que este efecto se debe, al menos en parte, al hecho de que la Fosfatidilserina ayuda a mantener los niveles de colina en el cuerpo estables, previniendo el agotamiento de la colina asociado con el agotamiento y la fatiga.

Alivia los síntomas del Alzheimer y del Parkinson

Una de las posibilidades más interesantes de la Fosfatidilserina complementaria es como tratamiento para el Alzheimer y otras formas de demencia. La investigación ha demostrado de manera concluyente que la PS aumenta la capacidad de aprendizaje, mejora la memoria y la fluidez verbal, y reduce la inflamación cerebral en los pacientes con Alzheimer. La PS también se ha citado como una valiosa terapia complementaria para el Parkinson, aumentando la cantidad de dopamina disponible en el sistema y mejorando el estado de ánimo y la función cerebral.

Puede retrasar el inicio de la declinación cognitiva relacionada con la edad

Los sistemas internos y el metabolismo del cuerpo se vuelven menos eficientes a medida que envejecemos. La deficiencia resultante de muchas hormonas críticas y sustancias químicas del cerebro puede llevar a una pérdida sustancial de la memoria y otras formas de deterioro cognitivo, pero los investigadores creen que la suplementación con Fosfatidilserina y otros nutrientes puede retrasar la aparición de problemas de cognición relacionados con la edad. La investigación está en curso, pero los estudios indican que la suplementación con PS (modificada para contener ácidos grasos omega-3) redujo efectivamente los problemas de memoria en las personas mayores sin demencia con quejas de memoria.

¿Cómo funciona la Fosfatidilserina?

El cuerpo utiliza principalmente Fosfatidilserina como componente estructural de la doble capa de lípidos que forma la membrana celular. Mediante esta capacidad, la Fosfatidilserina parece aumentar la fluidez celular, facilitando la entrada de nutrientes y la descarga de productos de desecho.

La Fosfatidilserina también participa en la señalización neural o en la transferencia de información de una célula nerviosa a otra.

Además, la PS parece modular la producción de enzimas específicas, regulando al alza algunas y regulando a la baja otras. La PS disminuye la producción y liberación de acetilcolinesterasa, una enzima que descompone el neurotransmisor acetilcolina. Esta acción aumenta efectivamente la cantidad de acetilcolina disponible para el cerebro y desempeña un papel importante en las propiedades nootrópicas del compuesto. Esta acción también es la base para el uso de la Fosfatidilserina como tratamiento para el Alzheimer. Uno de los efectos del Alzheimer es la hipofunción colinérgica, que resulta en deficiencia de acetilcolina y deterioro cognitivo. Al inhibir las enzimas que descomponen la acetilcolina, la Fosfatidilserina ayuda a mantener niveles más altos de este neurotransmisor crucial. Al mismo tiempo, la PS promueve la producción de ATPasa estimulada por Na + / K +, que bombea sodio fuera de las células y bombea potasio en ellas. Esta acción está asociada con la capacidad de la Fosfatidilserina para prolongar el tiempo que puede durar la actividad física antes de que se alcance un punto de agotamiento.

La PS también afecta el estado de ánimo, la motivación y la cognición al disminuir la liberación de cortisol, la hormona de «lucha o huida» que suele desencadenarse por el estrés, y aumenta la liberación tanto de serotonina («la molécula de la felicidad») como de la dopamina («la molécula de la motivación»). La capacidad de modular la liberación de estos compuestos críticos es en gran parte responsable de la capacidad de la Fosfatidilserina para mejorar el estado de ánimo y combatir la depresión. También es la razón por la que la PS se considera un valioso tratamiento complementario para el Parkinson, que se caracteriza por la pérdida de producción de dopamina.

Se ha demostrado además que la PS previene la descomposición de las espinas dendríticas, porciones de células nerviosas en el hipocampo que son cruciales para el almacenamiento de información. Se sabe que las espinas dendríticas se deterioran con la edad, lo que afecta negativamente la acción sináptica e inhibe la transmisión de información entre las células. La pérdida de la función sináptica se correlaciona directamente con el deterioro cognitivo, por lo que la acción de la PS en las espinas dendríticas es una parte integral de su capacidad para restaurar la memoria y retrasar el inicio del deterioro cognitivo relacionado con la edad.

La PS también puede aumentar el factor de crecimiento nervioso (FCN) para respaldar la creación, el mantenimiento y la reparación de las células cerebrales, lo que potencialmente lo convierte en un excelente complemento para construir mejoras estructurales duraderas a largo plazo en el cerebro.

Dosis recomendada de Fosfatidilserina

La Fosfatidilserina se ha probado exhaustivamente y con éxito en personas de todas las edades, y parece que una dosis base de 100 mg tres veces al día, para un total de 300 mg, es segura y efectiva para prevenir el deterioro cognitivo.

La dosis adecuada puede variar según la edad, la condición y los resultados que se buscan; las dosis más bajas han sido efectivas para algunas personas, y las pruebas con adolescentes y personas sanas que no son de edad avanzada generalmente involucraban dosis más altas (200 a 400 mg).

Al igual que con todos los suplementos, es una buena práctica comenzar con la dosis efectiva más baja y aumentar solo según sea necesario. Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia deben consultar a sus médicos antes de tomar PS, al igual que las que toman antidepresivos, antihistamínicos o medicamentos para el Alzheimer o el glaucoma.

Combinaciones con Fosfatidilserina

La Fosfatidilserina se toma comúnmente junto con otros suplementos de mejora cognitiva para maximizar sus efectos.

Como combinación de nootrópicos recomendamos Mind Lab Pro, el cual contiene una combinación de 11 suplementos de mejora cognitiva, incluida la Fosfatidilserina, diseñados para optimizar una amplia gama de funciones cognitivas.

La estrategia de Mind Lab Pro apunta a todos los aspectos de la memoria, el rendimiento mental, la resistencia, el estado de ánimo, el estrés, y la reparación y mantenimiento del cerebro. Su combinación de nootrópicos está diseñada para afectar la energía cerebral, los neurotransmisores, el flujo sanguíneo cerebral, las ondas cerebrales, la neuroprotección y la regeneración.

Puedes ver nuestra completa revisión de Mind Lab Pro aquí.

Efectos secundarios de la Fosfatidilserina

La Fosfatidilserina parece ser segura y muy bien tolerada cuando se toma en dosis de 300 mg o menos al día.

Los efectos secundarios informados incluyen insomnio y malestar estomacal, pero ambos efectos están asociados con dosis más altas. La Fosfatidilserina se ha administrado de forma segura a adultos durante más de seis meses y a niños durante hasta 4 meses sin efectos adversos.

¿Dónde comprar Fosfatidilserina?

Conclusiones

La Fosfatidilserina no recibe mucha publicidad; no es llamativa, y ciertamente no tiene un nombre pegadizo. En cambio, es un compuesto silenciosamente eficiente que mantiene el cerebro y el cuerpo trabajando a máxima productividad.

Aumenta los niveles de las sustancias químicas del cerebro que mejoran el estado de ánimo, la motivación y la cognición, y combate eficazmente el estrés y la depresión.

Puede mejorar la resistencia para que puedas hacer ejercicio durante más tiempo y de manera más eficiente, y puede hacer que tu cerebro funcione mejor a medida que envejeces. Y mientras hace todo eso, también brinda estructura y protección a cada célula de tu cuerpo.

Para cualquiera que esté interesado en maximizar sus capacidades mentales y físicas y mantenerlas a medida que envejece, la Fosfatidilserina es definitivamente un nootrópico que vale la pena considerar.